MUMFORD & SONS

MUMFORD & SONS

Anuncian los detalles de su nuevo EP “Johannesburg” con Baaba Maal, The Very Best y Beatenberg.

A la venta: 17 de Junio.

Ya disponible la Pre-Reserva en I-Tunes

Single: There Will Be Time

MUMFORD & SONS
MUMFORD & SONS

Mumford & Sons se complacen en anunciar los detalles de unas grabaciones nuevas tituladasJohannesburg  realizadas con Baaba Maal, Beatenberg y The Very Best. Saldrá a la venta el 17 de Junio. Las canciones fueron grabadas en el Studio 2 y en el Auditorium of The South African Broadcasting Corporation de Johannesburgo en Febrero durante una sesión de dos días íntegros (con sus respectivas noches) y están producidas por Mumford & Sons junto al maestro de la electrónica sueca, Johan Hugo, miembro de The Very Best. La primera canción, There Will Be Time, entró directamente al Nº 1 en Sudáfrica al editarse a finales de Enero. Fue el primer single Nº1 de la banda en este país.

 A comienzos de año Mumford & Sons se embarcaron en una histórica gira con todas las localidades agotadas en Sudáfrica. Es un país no muy frecuentado por las giras internacionales de los grupos en general, que en el caso de las súper estrellas del pop se reduce a una estancia de 48 horas. Estadio 1, estadio 2. Uno tras otro. Mumford & Sons nunca han seguido una senda predecible en cualquier caso, eso no forma parte de su ADN.

Ted Dwane: “Desde el primer día nuestra intención ha sido la de visitar países de gira donde la mayoría de las bandas no viajan. Nos mantiene a salvo de la monotonía. Creo que la carretera puede resultar fácilmente tediosa pero ya sea en los Highlands escoceses, en India o  en una gira en barcazas, nuestros viajes siempre resultan frescos y motivadores. Ir a Sudáfrica nos parecía aventurarnos en un continente que ninguno de nosotros conocía bien. El hambre por acceder a música en directo es enorme y la cultura joven está en plena explosión, con energías renovadas.”

Se incluyeron una serie de fechas tentativas, para hacer un test. El exitoso festival itinerante de la banda, The Gentlemen of the Road Stopovers, nada tenía que ver con el proceso ensayo y error y por lo tanto tampoco su primera visita a Sudáfrica iba a seguir esa pauta. Se pusieron las entradas a la venta y se agotaron de forma inmediata. Motivador. Se añadieron fechas en Ciudad del Cabo, Durban y Pretoria. También se agotaron. Los conciertos saltaron a la primera plana de la  prensa sudafricana. Los fans se quedaron disgustados y consternados: sencillamente los shows no bastaban. Mumford & Sons se convirtieron en un fenómeno, con  85.000 entradas vendidas en el marco de 6 fechas al aire libre en grandes recintos. Eso si marcaba la diferencia.

Para continuar debemos rebobinar un poco e introducir algunos de los actores principales de este viaje.

Winston Marshall: “Conocimos a  The Very Best en 2010 durante la gira australiana de Laneway. No nos impactó su música pero si su habilidad para entregarse por completo sobre el escenario hasta quedar exhaustos cada noche y lograr coger el avión al día siguiente por la mañana. Es un auténtico placer (y una revelación sobre la resilencia humana) poder salir de gira con ellos de nuevo e igualmente placentero trabajar con Johan Hugo, miembro de la banda.”

The Very Best han sido parte vital de la gira por Sudáfrica no solo como parte del cartel, sino en lo que respecta al equipo de grabación en el estudio. El pegamento, en palabras de Ben Lovett.

Marcus Mumford: “Todo surgió por Johan – y ha resultado ser en muchos sentidos una determinante estela sonora – con su maridaje de ritmos afrobeat, las voces de Esaú y  de Baaba en diferentes lenguas, sobre una  composición occidental.”

Johan Hugo es un personaje que está muy bien conectado. Sabía ir de A a C sin tener que hacer consultas sobre la B.  Mumford & Sons se mantuvieron pegados a él. ¡Chicos listos!

Winston continúa: “A través de Johan, unos años después de Laneway, conocimos al legendario Baaba Maal, y ha sido uno de los momentos álgidos de nuestra carrera. He tenido la inmensa fortuna de hablar con  Baaba al ser invitado a su casa de Podor, su lugar de origen en Senegal, coincidiendo con el  festival Blues de Fleuve en 2013 y pude escuchar a   Baaba tocar con sus músicos (con Johan al timón) mientras grababan el precioso álbum de Baaba ‘The Traveller’ que acaba de lanzarse.”

Ben Lovett: “Baaba es un verdadero apoyo de las ideas novedosas y saca lo mejor de nosotros. Es un líder natural y sabes (literalmente) que es el acorde adecuado porque abre la boca y de repente emite un fraseo épico que preside la música. Es muy interesante, no canta encima de cualquier cosa, espera a escuchar que se de “ese algo” en lo que tenemos que ofrecerle.”

Así que contando ya con  The Very Best para el estudio y con el hijo  predilecto de Senegal,  Baaba, a distancia  de una llamada telefónica (Johan lo organizaría..), tenía que darse que  un grupo joven sudafricano pudiese añadirse a la pócima y uniese los puntos haciendo música. Como poco, gloriosos guías turísticos…

Marcus: “Creo que descubrimos a  Beatenberg cuando le mencionamos a alguien que queríamos ir de gira a Sudáfrica y nos dijo: ´si vais a hacerlo tenéis que escuchar este grupo. Les invitamos a que viniesen a tocar con nosotros el verano pasado al GOTR Stopover de los Highlands, en Escocia. Son músicos serios. Robin es uno de esos baterías que parece que les han dado cuerda, es metronómico y tiene una pegada de locos. Ross es un bajista genuino, con su único estilo álgido al fretless y Matt es un auténtico virtuoso de la guitarra y un gran líder. Infravalorado y mucho más cool que nadie que conozca.  Algunos de nosotros crecimos tocando jazz y afrobeat así que nuestras referencias musicales son similares, aunque ellos son maestros y nosotros solo principiantes”.

Ben Lovett: “Conocimos a  Beatenberg e inmediatamente nos encantaron a todos. De algún modo nos resultaban familiares, la estructura de los temas y la instrumentación y el hecho de que cantasen en inglés. Pero a la  vez había algo único y foráneo que nos atraía de su música.” 

Beatenberg eran perfectos. Podían tocar pero además tenían repertorio. Grandes temas. Ahora dirán que son fans nuestros, pero eso no tenía importancia entonces. Quisieron compartir con nosotros, eran hábiles y tenían ideas. Tenían ganas de intentarlo, el espíritu de contribuir a este proyecto. Buena gente.

 Marcus: “Tocamos nuestros primeros conciertos en Ciudad del Cabo y antes de volar a Durban me quedé un día en la ciudad para ver a unos amigos y  Matt vino a mi hotel y pasamos un par de horas escuchando las maquetas y las ideas que ambos teníamos, escuchando otros tipos de música. Nos sentamos y compusimos juntos Wona en media hora. No he compuesto con autores fuera de la banda y esto resultó muy divertido. Después nos fuimos a Johannesburgo, teníamos que meter música en un tema y nos pasamos la tarde hablando de lo que trataba el tema, grabando partes y escribimos la mayoría de la letra tras unas cervezas, justo a tiempo para grabar las voces. Algo muy al límite pero el resultado fue completamente orgánico.”

Se reservó un estudio en Johannesburgo. No uno convencional, eso hubiera resultado demasiado fácil. La South African Broadcasting Corporation tenía dos salas, literalmente dos habitaciones. A dos pasillos de distancia, a la vuelta de la esquina. Era un edificio magnífico, todo revestido de madera imponente y con interminables pasillos que llevaban a otros corredores. Tenía algo salvaje, tenía mucha vibra.

La canción que abre Johannesburg, There Will Be Time, es una joya. Tierna pero no constreñida. Tiene esa connotación de añoranza que  Mumford & Sons saben imprimir y que cuando se combina con la maestría del glorioso equipo de Baaba Maal y con su voz que se entreteje como un encantamiento con el anhelo, obtienes un algo cuasi místico. Desde luego. Cuando los músicos se reunieron en sobre el escenario para tocar en  Pretoria, una terrible tormenta bramaba sobre sus cabezas y los rayos parecían seguir en cada golpe al percusionista Mamadou Saar. Fue algo digno de verse. Un tipo de falacia antropomórfica. La buena gente de Pretoria y aledaños bailó en la lluvia y abrazó ese momento especial. El momento fue todo suyo.

No importa en qué lugar del mundo donde te encuentres, cuando escuches este disco, da igual en qué formato (vinilo, CD, casete, o digital), intenta imaginar el caos absoluto de ese estudio arcaico, con los músicos hombro con hombro, una par de botellas descorchadas, llevando adelante la grabación, mientras que un equipo de ingenieros (liderados por el productor y remezclador británico Dan Grech-Marguerat) y las manos del estudio (entre las que se incluían los laboriosos jóvenes estudiantes del cercano centro Academy of Sound Engineering) que revoloteaban alrededor, en un intento desesperado de que las cosas salieran y la grabación se llevara adelante. Después intenta visualizar y oler la tormenta tropical que barrió durante 15 minutos con una tromba de polvo Pretoria, mientras esta canción atronaba desde el escenario. Ha sido un trabajo duro, pero es un gran trabajo, sólido. Ahora es tu turno.…

Ya está disponible  en I-Tunes la pre-reserva del EP “Johannesburg”.

Puedes dejar aquí tu comentario.